Me cuesta mucho esfuerzo y capacidad de orden para escribir este artículo, pues lo ocurrido en el mitin de VOX en Vallecas tiene muchos adjetivos, pero creo estar en lo cierto que una palabra lo describe, miserables.

Pablo Iglesias es un miserable que vive de la confrontación, de exprimir las neuronas de personas tan inútiles que sólo son capaces de generar odio y caer en las provocaciones del miserable y despreciable de este individuo. Se habrá divertido mucho viendo estas imágenes, al igual que leyendo los comentarios en forma de respuesta a sus provocaciones en Twitter.

En cuanto terminó el indecente numerito de sus cachorros, de sus adocenados, de sus ingenuos, de sus perversos y prescindibles seguidores, los que se ensucian las manos por un tipo incapaz de ganar con diálogo, el miserable se lanzó a provocar ppor Twitter como si tuviese motivo para asomar su cabeza y soltar más pólvora, porque vive de esa adrenalina que sólo puede generar y disfrutar un ignorante. Que recuerde cómo terminó uno de los personajes a los que sigue con éxtasis, en Angola, y despedazado, que tenga muy claro que él también tendrá un final tan merecido como rastrero.

Por otra parte está el “Judas” que serviría como estímulo para cualquier diana, ese es Marlaska. Otra rata incapaz de tener un gramo de dignidad, de comunlgar con sus obligaciones pero que no rechaza una buena tradición. Un engaño de ser humano, alguien que no merece despertar cada mañana, el responsable de un cargo que no le viene grande ni pequeño, simplemente no debería tener ocupación alguna, pues traicionará con alevosía a todos los que dependen de su seguridad, de su protección, de su llanto, de su despreciable e inmoral sentido de la vida.

En Vallecas traicionó y dejó desamparados a sus trabajadores, a sus protegidos, a la empatia con la vida. Traicionó a la buena voluntad y a la humanidad, mientras se retoza como un gorrino en su charca, incapaz de reaccionar porque desconoce la honradez y cualquier perro callejero merece un cuenco con agua más que él, Marlaska el traidor.

Finalmente está el trilero, el mentiroso compulsivo, el charlatán, Pedro Sánchez en su máximo exponente de perverso con poder. Aquel que era todo lo mas ruín y despreciable para seguir con una concha que no le pertenece, el que es capaz de autoengalarse para no ver lo despreciable que es como persona.

Un personaje que cada día, como el efecto bola de nieve, aumenta su desprecio por los que están bajo su responsabilidad, porque lo único que le importa es ser el que está adornando en lo más alto el árbol de Navidad. Un ser al que no le deberían dar ni limosna emocional, porque todo lo que consigue es bajo mentiras y una vida creada en su mente enferma para poder soportarse a sí mismo y no tomar una dosis de cianuro cuando se mira al espejo.

El miserable, el traidor y el trilero están obrando un rechazo hacia la democracia, porque estos personajes no podrían subsistir sin la ignorancia de aquellos que atacan a los que prefieren el debate a un arma arrojadiza, un argumento a una mentira, una disculpa a un desprecio, por ello VOX sufrió la realidad de la sociedad creada por estos tres indeseables. Pienso que quizás sería mejor elegir un campo de batalla y luchar cuerpo a cuerpo, porque lo generado por sus conductas nos llevan al camino del ojo por ojo y dejar de poner la otra mejilla como auténticos imbéciles.

Ataque a VOX en Vallecas

Por Abián

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies