España es idiota
La mejor forma de explicar cómo son las gentes de una nación es con la la frase del más grande pensador Español del siglo XX, Antonio Escohotado, que dice “un país no es rico por tener petróleo o diamantes, sino por tener educación. Donde se pueda robar y no se robe, donde se pueda engañar y no se engañe.” Este pensamiento expresa claramente cómo debe ser una sociedad para lograr tener un país digno de orgullo y con futuro para sus habitantes.
España está muy lejos de esta perspectiva de país, de sociedad, de gente, y a lo largo del artículo veremos a los Españoles cómo son expertos en diseminar las corrientes y la incapacidad para formar un yunque donde forjar la personalidad precisa de una sociedad con educación.
Hay casos individuales que van más allá de la ignorancia en su máximo sentido, donde se informan a base de desinformación, son incapaces de debatir porque no tienen conocimientos de los actos y situaciones o simplemente te despachan con una frase típica de idiotas como “eso no lo han dicho en el telediario”. Hay sujetos que, independientemente de la edad, se comportan como niños que, desde la llegada de las redes sociales, encuentran a otras personas que sin haberse visto en persona ni una sola vez, sin haber tenido un problema que demuestre la fiabilidad de ese nuevo conocido, con el sólo debatir de unos días se convierten en los mayores confidentes, en los mejores amigos. Mucha más empatia que con los amigos de la infancia, que con los familiares, que los mancebos del día a día, o los compañeros de viaje en la vida de hace años. Eres mi mejor amigo, te doy los buenos días cada jornada, no sé vivir sin estar en continuo contacto vía WhatsApp, Facebook o cualquier otra Red social. Y cada día descubro más de ti, pero de forma absurda eres ya mi mejor  amigo. Como ese profesor que formula la evaluación de un examen de forma inversa; es decir, antes de empezar la prueba tienes una puntuación de un 10, de un sobresaliente, y conforme se fallen respuestas se restan puntos hasta lograr la nota final. Pues de esa forma es ese tipo de amistad, eres mi mejor amigo y cuanto más nos conocemos, mayor es el refuerzo de nuestro afecto. Incluso van más allá y aparecen frases como “yo siempre estaré ahí”, “nunca te fallaré”, “esto que te cuento no lo sabe ni mi familia”…Hasta que llega un día en el que discrepas de algo cotidiano con tu nuevo mejor  amigo, con el resultado de suspenso añadiendo un nuevo enemigo que nunca esperaste que te fallaría y del que empezarás a hablar pestes de él.
Con esa conducta, ¿cómo vas a exigir tener un país fiable, una sociedad con educación? La ignorancia surgirá del proceder de cada individuo y será engañado por políticos, banqueros, comerciales y hasta por sí mismo. Así que tu país será pobre y tu vida prescindible, tu opinión innecesaria y los sueños incumplidos. No intentes achacar a otros tu fracaso ni basarlo en un sistema injusto, eres Español.

Por Abián

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies