Leyendas Toledanas del diablo

Son muchas las leyendas que enamoran y relacionan con mayor o menor éxito, a judios con cristianos o musulmanes y viceversa en Toledo. La influencia de siglos en la relación de estas comunidades ha dejado un rico rastro de historia y su reflejo en las leyendas de la ciudad es notable. En esta ocasión la narración basada en el nombre de un Callejón que aún hoy día se puede visitar en Toledo.

El Callejón del Infierno esta situado en el casco antiguo de Toledo, es una de las calles más pequeñas y estrechas de Toledo, la cuarta de España. Mide tan solo 0,91 centímetros de ancho y su sensación de angustia y pánico en la Noches Frías de invierno y Niebla procedentes del Rio Tajo, las hace una de las calles más aterradoras de esta antigua ciudad medieval. Toledo hasta la llegada de los Reyes Católicos era una de las ciudades multi culturales y fuente de poder oculto de todo el planeta.

Callejón del Infierno casco antiguo  de Toledo
Callejón del Infierno casco antiguo de Toledo

En estos pequeños callejones sin salida, era muy frecuente citarse con una Poderosa Bruja para pedirle sus favores y sus servicios a cambio de unas cuantas monedas de oro. En estas citas secretas y clandestinas era muy habitual pedirle pócimas mágicas o conjuros para conseguir el amor de una persona, riqueza o la desgracia de tu peor enemigo. Era tal el poder y sabiduría que se les atribuía a esas mujeres que llegaron a estar en todas las esferas de Toledo y hasta los mismos Reyes contaban con una bruja o adivina para saber el destino de su Reino.EL Callejón del Infierno:

Una de las leyendas más relevantes de Toledo nos cuenta como Felipe de Pantoja, un caballero cristiano, que se había enamorado de una joven judía llamada Rebeca, contrató a una bruja conocida como la Diablesa, desde entonces el lugar, lleva o es conocido por “El Callejón del Infierno”.Cuenta la leyenda que en una fría y dura noche toledana, cuando se inicia el mes de las animas. En la oscuridad cerrada y cubierta, tan solo iluminada por escasas lámparas y tenues luces que asoman por las pequeñas ventanas de los hogares, camina con brío el apuesto y joven galán Felipe de Pantoja.

Leyendas Toledanas del diablo
Leyendas Toledanas del diablo

Pasa raudo cerca de la catedral descendiendo por angostas calles hacia el Tajo, que con sus oscuras aguas, reflejo de la noche que amenaza lluvia abraza como hace milenios la oscura pesadumbre.El paraje que le espera, de amplia y negra vegetación acierta a ver la silueta de la mujer con la que se ha citado, de bellos rasgos muy a pesar de su aspecto y edad. La “Diablesa” la llamaban, bruja toledana donde las haya, temida por muchos y odiada por tantos otros pero socorrida por aquellos, como en el caso de D. Felipe de Pantoja.

A ella se aproxima, no poco temeroso mientras es observado por los ojos que casi todo lo han visto. La mole de S. Juan de los Reyes observa la oscura cita, mientras ambos se aproximan al Baño de la Cava, Felipe pregunta:- Bruja, tu conjuro no ha hecho efecto.Cortejaba desde hace ya tiempo, no correspondido, a Rebeca, la más bella judía de la ciudad. Esta, hija de una respetada familia de los descendientes de Samuel Leví amaba claramente a Samuel, joven judío que procedía de ricas familias toledanas.

Arroyo de la Degollada
Arroyo de la Degollada

En su desesperación ante el amor no correspondido, Felipe acude a la Diablesa para poner remedio.La Diablesa mira con odio al joven cristiano que duda de su buen hacer , respondiendole:- Al dar las 12 en la torre de S. Roman rocie con cinco gotas de agua del Arroyo de la Degollada la hoja de higuera, aspire tres veces espuma del Tajo y con el manto de esmeralda recé cara al Oriente por el Marques de Villena, patrón de los nigromantes, una oración que aprendí en el viejo libro de los “Espíritus Rojos”.

No falle en el conjuro, la suerte esta fijada. Insiste el joven Felipe:- Si así ha sido, me acompañarás esta noche a la Judería y observaremos juntos si el conjuro ha tenido su efecto. Un gran relámpago cruzó la bóveda sobre Toledo acallando la conversación que levemente se escuchaba sobre el Baño de la Cava. La noche se hacia oscura y aquella mujer dijo:- Marchemos ahora, o los viejos espíritus que por estos parajes rondan se aproximaran a nosotros para conocer que tramamos.Así fue y partieron cada cual por su lado, mientras una fria lluvia mecia y arrancaba ricos perfumes de la vegetación que arropaba las orillas del Tajo.

Camino de la Judería Mayor toledana
Camino de la Judería Mayor toledana

Al día siguiente, también con la noche como aliada, caminan Felipe y la bruja por las estrechas calles y cobertizos toledanos, camino de la Judería Mayor toledana. Atravesaron las murallas internas de que en ocasiones protegen a esta comunidad en la propia ciudad, y se aproximan lentamente a una de las mayores y mejores sinagogas presentes en suelo toledano, la ahora llamada de “Santa Maria la Blanca”.- Te aseguro que en la sinagoga no encontrarás a tu rival.

El conjuro ya ha hecho efecto, y si así no ha sido, antes de ocultarse la última estrella el judio morirá, decía la bruja mientras acariciaba una daga que oculta llevaba.- ¿Te atreverías?- De sobra conoces mi valor -dijo la bruja-. Nada impedirá que roben tu amor por Rebeca.En el silencio de la fría noche se escuchaban los cantos salmonicos del interior de la sinagoga, y al dar estos fin, comenzaron a salir lentamente, todos los que en ella se reunian, partiendo hacia sus moradas.

la Diablesa y Don Felipe ajustan cuentas

Pudieron distinguir claramente la esbelta silueta de la hermosa Rebeca, acompañada de sus familiares, pero no viendo al rival de Felipe, una sonrisa de satisfacción aparece en los labios secos de la bruja.El conjuro había hecho su efecto y la bella judía pertenecería de por vida al hidalgo toledano de Felipe de Pantoja. Esa misma noche encontraron cerca de donde finalizaba el barrio judio, contraído el rostro y con los ojos habiertos por el terror el cuerpo de Samuel, pretendiente de Rebeca. Nadie pudo aclarar las causas de la muerte del joven, pues ninguna herida perforaba su cuerpo.

El olvido pronto extendió su manto de sombra, sobre esta extraña muerte y ésta viose libre de tan inoportuno enamorado. Solo la Diablesa estaba en el secreto, y con ella D. Felipe de Pantoja. La Parroquia mozarabe de S. Torcuato esta vistosamente engalanada; la nobleza y el pueblo de Toledo congregandose bajo sus amplias bóvedas para contemplar el casamiento de la ya conversa Rebeca y el noble D. Felipe. La misma noche de bodas de éste, y en uno de los callejones más oscuros de Toledo, muy próximo a la Catedral, la Diablesa y Don Felipe ajustan cuentas.

La silla del diablo
La silla del diablo

La boda ha tenido un alto precio, la muerte de un joven, pero tan solo le interesa a la bruja las monedas de oro que le reportaran tan horrible conjuro. Presto al intercambio y en el momento que las monedas tocan la mano de la Diablesa, esta mira intensamente al joven, sonríe y fuertes llamas azul-blancas y verdosas consumen repentinamente el cuerpo de la bruja levantando en el estrecho callejón un fuerte viento acompañado de miles de susurros que impulsan a D. Felipe contra el suelo, permaneciendo éste arrebujado esperando tener pronta muerte.

La Diablesa desaparece y con ella el escándalo terrorífico que ha dejado un intenso olor a azufre en todo el callejon, volviendo la más horribles de las calmas. D. Felipe, creyéndose ya muerto observa su aterrada cara en el reflejo de un charco de la calle, se incorpora y huye raudo dejando atrás las monedas que rozaron la mano del mismísimo Satán. Desde entonces y como recuerdo de tan peregrino suceso, dióse el nombre del Callejón del Infierno al lugar donde acaeció la tragedia tan extraña.

Inquisidor Tomás de Torquemada
Inquisidor Tomás de Torquemada

Al día siguiente uno de los ciegos que mendigaba en la puerta del reloj de la Catedral, cantaba en el y al compás de una destemplada mandolina, el siguiente romance, entre el espanto de las viejas beatas curiosas que lo escuchaban, haciéndose cruces,y mas cruces sobre su frente:Ayer murió la Diablesa Por el fuego consumida Ayer murió la Diablesa La de los ojos de oliva. La Diablesa, la Diablesa Del demonio poseída…Y así fue que con la llegada del Inquisidor Tomás de Torquemada a esta ciudad Imperial donde en un pequeño callejón de Toledo, en una reunión de hombres y solo para hombres, se decidió acabar con ese poder de la mujer.

En esa reunión se forjaron las bases para crear la llamada “Quema de Brujas”. Donde “solo” en Toledo llegó a matar a 2000 mujeres.Entre las mas famosas y crueles muertes de Toledo se pueden encontrar: Leonor de Barganza, Catalina Tapia, Mencia Chacinas, Catalina Rodríguez, Juana Hernández, Ana de la Cruz, Inés del Pozo, Maria de las Cuevas, Isabel Bautista y la última mujer en morir en Toledo acusada de brujeria fue: Francisca N. en 1808. Muchas de ellas han sido pintadas, por los más famosos pintores de la Historia, escritos bellos versos sobre ellas, o dedicadas las calles donde habitaban en Toledo.

Leyendas del Diablo
Leyendas del Diablo

Antes de empezar con la historia de esta terrible y querida Bruja de Toledo, quiero aclarar que el Callejón del Infierno solo se puede visitar en fechas señaladas y acompañados por guías que representan la historia que después voy a relatar. Se tiene que pedir cita al Ayuntamiento de Toledo para poder visitarlo. Fue cerrado hace unos 15 o 16 años por la adoración y excesivo fervor hacia esta bruja, llegó incluso a provocar avalanchas, empujones, axfisias dentro del Callejón y poner en verdadero peligro a cientos de personas.

También fue usado por sectas satánicas para invocar al mismo Satanás y hacer sus aquelarres, pero los que visitaron la calle de Toledo saben realmente quien puso esa puerta de Acero. No fue el Ayuntamiento, si no, el mismo Diablo cansado de tantas visitas de mortales molestos, y solo se permite la entrada a su hogar los días que sale al resto del mundo en busca de algún alma descarriada y pecadora.Por lo tanto, no es casualidad que Toledo sea elegida por hechiceros, brujas y nigromantes como una importante ciudad en el aprendizaje de sus oscuras artes desde hace siglos.

Las artes nigromanticas y el maligno
Las artes nigromanticas y el maligno

La presencia del maligno ha quedado registrada inefablemente bajo numerosos registros, incluso en leyendas como “La Mansión del Diablo”. Conoce la relación entre el Diablo y Toledo:Tradición de siglos es la que abraza la ciudad de Toledo con las las artes nigromanticas y el maligno. Fue en alguna ocasión cuando en la ciudad hubo más religiosos que habitantes, de aquella época numerosos edificios quedan algunos, muchos, aunque deteriorados, aun en uso y en continua decadencia, por la imposibilidad de mantener tanta propiedad.

Es pues, no menos que chocante que en ciudad tan religiosa, la intensa presencia de las artes y prácticas nigromantes, así como el culto al Diablo. Numerosos son los vestigios de la influencia de Satanás en la ciudad, incluso en algún nombre de sus estrechas calles, como “La Travesía del Diablo”, en el corazón de la ciudad, o “El Callejón del Infierno”.También diversos topónimos hacen referencia a la maligna presencia, como también pudiera ser “La Torre de los Diablos”, hoy inexistente, situada por algunos investigadores en “El Cerro de Bú”. Muy diversas son las opiniones sobre nombres de estos lugares.

La Travesía denominada "del Diablo"
La Travesía denominada “del Diablo”

En ocasiones se acude a la leyenda, y otras veces la historia nos ofrece su versión. En el caso de la Travesía denominada “del Diablo” es muy posible que, este nombre fuese debido a la costumbre de ultrajar aquellos vecinos acusados por el Santo Oficio. Los acusados no solo perecían en publica vergüenza cuando eran quemados en el brasero toledano, si no que además su familia debía sufrir ultraje puesto que sus ropajes, el “sambenito” en la jerga de la época, eran expuestos durante largo tiempo en la Parroquia del finado.

Si se desconocía la procedencia del reo, se colgaban estos ropajes en la ventana de la casa en la que había vivido, siendo posible que la denominación de esta calle se debiera a este hecho, ya que estos “sambenitos” en ocasiones llevaban dibujados diablos o llamas.

El Mesón del Diablo
El Mesón del Diablo

Otros lugares hacen también referencia al maligno, como “El Mesón del Diablo” que aparecía en el catastro de Ensenada de 1751 y numerosas son las leyendas, que relacionan a “Satan” con los toledanos de siglos pasados, en casas encantadas y profundos sótanos o cuevas, con brujas, duendes y hechiceros, magos y nigromantes y con duras intervenciones bien glosadas en documentos conservados de la Santa Inquisición, que no pocas veces terminaron en el llamado “Fuego Purificador”.

La influencia de estas narraciones y hechos se hizo notar también en las construcciones toledanas, incluyendo Iglesias y Catedral, donde numerosas formas conforman un rico bestiario iconografico de piedra, como capiteles, gárgolas, columnas, frisos etc, etc….En casi cualquier rincón de los edificios presentes en Toledo, podemos encontrar la presencia de figuras demoníacas, puestas allí, para a buen seguro prevenir a los visitantes y atemorizar, ya que bien pocos sabían leer, pero se conocian la clásica figura que representa al maligno, proveniente de la tradición iconografica románica que muy profusamente representó al Diablo como un ser deforme y amenazante.

La presencia en Toledo de tres culturas también influyó en dotar a la ciudad de la intensa presencia demoníaca. Los árabes le denominan Aroth, o Maroth; los hebreos Husa o Azael, Asmoideo, Triton, Sabbataal. Y era frecuente que los cristianos achacaba la presencia del maligno a los habitantes judíos de Toledo dado el desconocimiento que estos tenían de las recogidas prácticas religiosas hebreas. Como vemos es intensa la presencia del mal en la ciudad.

El Reino de Satanás en la noche toledan

Y las muchas historias o leyendas de esta Ciudad, sobre el Diablo, Maligno o como queramos llamarle.
Para completar este artículo nada mejor que otra de las muchas leyendas toledanas:
“LA MANSIÓN DEL DIABLO”, en la que se nos narra como el barrio de S. Miguel, cercano al Alcázar , y en noche de ánimas, bajo el lamento de los campanarios toledanos de media noche, en una negra casa situada en este barrio con no poca tradición de “ocultista”.

Enfrente de la Parroquia de S. Miguel, no muy lejos de la casa del Temple, ” esa casa por las noches era el barrio del terror”, ya que en ella todos los vicios tenían ocasión; orgias aquelarres, blasfemias, peleas, el juego y el robo, la usura y la estafa…es decir, “El Reino de Satanás en la noche toledana”.
La casa estaba regentada por un judio y un “pendón”, el roído, ella vieja y el Diablo vivía con ellos.


En esta noche de muertos, casi amaneciendo finaliza la reunión macabra en la casa, y mientras todos van saliendo, repentinamente la casa arde en llamas, y pronto queda reducida a escombros, abrasando a la vieja y al judío, quedando enterrados con la maldad que en la casa habitaba.
El vecindario despertó temblando de miedo viendo aquel fuego tan violento, que el diablo sin duda atiza, y ve que en pocos instantes el caserón queda en ruinas, y cuando la aurora apunta, solo quedan las cenizas aún calientes.

El Reino de Satanás en la noche toledana
El Reino de Satanás en la noche toledana


Así la “Casa del Duende”, que otros llaman del “Diablo” decían, a fuego purificador después de su última orgia, una noche de ánimas, tocando a muerto, moria.
Hay varias leyendas sobre el Diablo en muchas de las ciudades de España, que han marcado la historia.
La huella de la bestia ha quedado marcada por todo el país gracias a la multitud de leyendas.
Vamos a ver algunas de ellas:
“LA RUTA DEL DIABLO”,
En Toledo, Salamanca, Martorell, Valladolid, Cuenca, Segovia o Madrid huele a azufre.


La historia de España se caracteriza por un pasado fiel y devoto al cristianismo. Así, no es extraño que sobre multitud de rincones pesen hoy oscuras y curiosas leyendas con el diablo como personaje principal. Monumentos levantados por obra y gracia de la bestia o que le sirvieron de escondrijo y base para sus artimañas.

Preciosa Cueva del diablo de Salamanca
Preciosa Cueva del diablo de Salamanca

Monumentos levantados en honor al diablo

Adéntrate con cuidado en esta ruta con olor azufre y no te dejes engañar por el Señor de las tinieblas:
1 – Callejón del Infierno:
Del cual hemos hablado y desarrollado anteriormente en este articulo.
2 – Puente del Diablo en Martorell:
Sobre el puente que cruza el río Llobregat en Martorell, ronda una antigua leyenda que acabo por darle su peculiar nombre. Se dice, que el mismísimo diablo levanto el puente con una condición, de llevarse con él al primero que lo cruzara.

Los vecinos de esta localidad catalana habían aceptado el trato animados por una astuta anciana que, cuando el demonio finalizó la obra, se dirigió a la entrada con intención de cruzarlo. Sin embargo, una vez allí abrió el cesto que llevaba y empujó a un gato negro para que pasara delante de ella a la carrera. Esa fue la prenda con la que tuvo que contentarse el diablo, por no haber especificado que el primero en pasar fuera una persona.

Puente del Diablo en Martorell
Puente del Diablo en Martorell


La realidad es que el puente fue construido por los romanos en el año 10 a. de C. como parte de la Vía Augusta, de 130 metros de longitud, es una reconstrucción realizada en el año 1963 de la estructura gótica que se levantó sobre la base romana en 1295.

Acueducto de Segovia
Acueducto de Segovia


3 – Acueducto de Segovia:
Al diablo se le debían de dar bien los puentes ya que en en Segovia dicen que trabajo a destajo durante una larga noche para acabar el Acueducto y cobrarse así el alma de una bella joven. La leyenda cuenta que solo faltaba por colocar la última piedra, cuando el primer rayo de sol golpeó el rostro del diablo que, indignado por su derrota, abandono la ciudad junto a sus ayudantes dejando un hueco en el Acueducto, el mismo donde ahora se situa la Virgen de la Fuencisla.

4 – El Callejón del Diablo, en Toledo:
El callejon del Diablo de Toledo, tiene tal pendiente que su descenso parece llevar al caminante al mismo infierno, de ahi su nombre según explica el Patronato de Turismo del Ayuntamiento. Algunos expertos, como Luis Rodríguez Bausá, especula con la posibilidad de que la travesía se denominara “del Diablo”, debido algún vecino acusado por la Inquisición de brujeria o tratos con el maligno.

El Callejón del Diablo en Toledo
El Callejón del Diablo en Toledo

No solo debían comparecer en el auto de fe con el Sanbenito ( una túnica y caperuzas amarillas), sino que, tras su ejecución, la prenda era expuesta durante largo tiempo con su nombre en la Parroquia del finado, para vergüenza de la familia. Si se desconocía su procedencia se colgaba en la ventana de su casa, en la que habia vivido. Estos Sanbenitos llevaban en ocasiones dibujados demonios o llamas y de ahí, podría venir el nombre del Callejón.


5 – La Cueva de Salamanca:
Bajando por la calle de S. Pablo y subiendo la cuesta de Carvajal de Salamanca se llega a la cripta de lo que fue la iglesia de S. Cabrían. Allí cuenta la leyenda que se encontraba la famosa Cueva del Entremés de Miguel de Cervantes, en la que los demonios impartían sus clases en el siglo XIV, no sin un precio. Uno de ellos elegido al azar debía pagar o quedarse para siempre con Satanás. Uno de esto estudiantes dicen que fue Enrique de Aragon, de 1384-1434, Marques de Villena, a quien el sorteo le deparó pagar al maestro y, al no poder cumplir con la deuda, quedo preso en la cueva.

La Cueva del diablo de Salamanca
La Cueva del diablo de Salamanca

Enrique de Villena se escondió entonces en una tinaja y aguardo su oportunidad para escapar hasta la iglesia en un descuido del maestro y los demás estudiantes, perdieron su propia sombra.
La fama de la cueva de Salamanca fue tal que en algunos paises de América aun se llaman “salamancas” a las cuevas y lugares oscuros donde se enseña magia.
6 – La Cruz del Diablo, en Cuenca:
En el atrio ajardinado del convento de los Descalzos en Cuenca, en la Bajada de las Angustias, hay una Cruz del Convertido, aunque conocida popularmente como la Cruz del Diablo.

Tiene la mano esculpida, que según la leyenda, dejó D. Diego al aferrarse a ella para que no se lo llevara el Diablo.
Dicen que el joven juergauista, pendenciero y con fama de conquistador, se quedó prendado de una extraña y hermosa joven que le citó la noche de difuntos en la Bajada de las Angustias. Allí se encontraron los dos y se retiraron a una zona apartada para dar rienda suelta a su pasión, pese a la fuerte lluvia que les empapaba.

La Cruz del Diablo en Cuenca
La Cruz del Diablo en Cuenca


Un rayo que cayó cerca iluminó el lugar, descubriendo a Diego que las piernas de su amada, eran en realidad las pezuñas de un macho cabrio. Corrió horrorizado el joven hasta el convento de los Descalzos y se agarro a la Cruz implorando la ayuda de Dios con tal fuerza que su mano quedo allí marcada, según el relato.
Arrepentido, el joven ingresaría después en el convento a expiar sus culpas..


7 – El Ventano del Diablo, en Cuenca:
En la Ciudad Encantada de Cuenca hay un paraje conocido como el Ventano del Diablo, desde donde se divisa una panorámica espectacular. La leyenda cuenta que esta ventana natural fue abierta por el demonio para atraer a los visitantes que, al quedarse prendados por las vistas, tropezaban y se estampaban contra las rocas, otra de las versiones de el Ventano del Diablo, era que alli el Diablo hacia sus aquelarres y los lugareños, que iban a espiar al Diablo, si los pillaba, los despeñaba por el barranco.

El Ventano del Diablo en Cuenca
El Ventano del Diablo en Cuenca


8 – Sillón del Diablo, en Valladolid:
Sobre este sillón frailes del siglo XVI que se expone en el museo de Valladolid, se cuenta una leyenda maldita que lo arrincono durante años a una pared de la sacristía de la Capilla Universitaria a una respetable altura y boca abajo para que nadie pudiera usarlo.


Se cuenta que el sillon del Diablo perteneció al licenciado Andrés de Proaza, un joven médico, al que encontraron en el sótano de su casa, los restos de un niño desaparecido al que habían practicado la viviseccion. El acusado advirtió durante el juicio que solo quien fuera médico podía sentarse en dicha silla y al hacerlo recibiría “Luces Sobrenaturales para la curación de enfermedades”. Si cualquiera otra persona se sentaba en el, tres veces moriría, así como quien destruyeron el sillon.

Sillón del Diablo en Valladolid del siglo XVI
Sillón del Diablo en Valladolid del siglo XVI

Andrés de Proaza fue ahorcado y se olvidaron de sus palabras hasta que los bedeles de la Universidad a donde habian separado las pertenencias del médico, fueron encontrados muertos sentados en la silla. Durante años el sillón de Diablo se cubrió de polvo en la sacristia del centro, hasta que paso a firmar parte de las colecciones del museo Provincial.


9 – La Estatua del Angel Caído, Parque del Retiro de Madrid:
Si el Diablo ha dejado su firma en distintos lugares de España, en Madrid se muestra en todo su esplendor. El monumento al Angel Caído, en el Parque del Retiro, es la única estatua de homenaje a Satanás en todo el mundo. La obra de Ricardo Bellver, erigida por iniciativa del Duque Fernan Núñez se levanta a una altura de 666 metros sobre el nivel del mar, el número de la Bestia del Apocalipsis.

La Estatua del Angel Caído Parque del Retiro de Madrid
La Estatua del Angel Caído Parque del Retiro de Madrid


La estatua esta inspirada en un fragmento del “Canto I” de la obra de Milton “El Paraíso Perdido”.
Cuando por su orgullo cae arrojado del Cielo con toda su hueste de ángeles rebeldes para no volver a él jamás. Agita en derredor sus miradas, y blasfemo las fija en el empireo, reflejándose en ella el dolor más hondo, la consternación más grande, la soberbia funesta y el odio más obstinado. Fue presentada en la Exposición Universal de París de 1878 y desde 1885 se erige sobre el pedestal de Francisco Jareño en la glorieta del Parque madrileño que antiguamente ocupaba la fábrica de Porcelanas de la China…..

Por Edelweiss

Edelweiss te cuenta las crónicas de sociedad y sus diferentes movimientos y comportamiento social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies