La investigación de cuatro años comenzó después de que los medios locales informaran que las fuerzas especiales habían matado a hombres y niños desarmados.

Australia dijo el jueves que se sospechaba que sus fuerzas especiales eran responsables de 39 homicidios en Afganistán, al publicar un informe largamente esperado sobre presuntos crímenes de guerra, cometidos en la nación del sur de Asia.

Australia lanzó la investigación en 2016, en medio de informes de los medios locales, sobre el presunto asesinato de hombres y niños desarmados que el gobierno inicialmente trató de reprimir.

La intvestigación

El general Angus Campbell, jefe de la Fuerza de Defensa, dijo que la investigación encontró evidencia de que miembros de las fuerzas especiales australianas habían matado a prisioneros, granjeros u otros civiles.

El informe “encontró que había información creíble para corroborar 23 incidentes de presunta muerte ilegal de 39 personas por parte de 25 miembros de las fuerzas especiales australianas, predominantemente del Regimiento de Servicio Aéreo Especial”, dijo Campbell a los periodistas.

Algunos de los presuntos responsables todavía están en el ejército, mientras que otros han dejado las fuerzas armadas. La investigación recomendó a Campbell remitir los 23 incidentes, que involucraron a 19 personas, a la policía para una investigación criminal.

crímenes de guerra del ejército australiano
crímenes de guerra del ejército australiano

En una carta que acompañaba al informe de la investigación, James Gaynor, el inspector general de las Fuerzas de Defensa de Australia, describió la naturaleza y el alcance de la presunta mala conducta como “muy conflictiva”, y señaló que había más acusaciones de que miembros del ejército australiano habían tratado a personas. bajo su control con crueldad.

Se llegará al final con todas las consecuencias

Un investigador especial que fue designado la semana pasada, ahora determinará si hay pruebas suficientes para seguir adelante con un enjuiciamiento.

El primer ministro Scott Morrison advirtió la semana pasada que el informe contendría “noticias difíciles y duras para los australianos”.

El ejército australiano se desplegó junto con fuerzas de los Estados Unidos y otros aliados en Afganistán, después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

En los años transcurridos desde entonces, ha surgido una serie de informes a menudo desgarradores sobre la conducta de sus unidades de fuerzas especiales de élite, que van desde el asesinato de un prisionero para salvar el espacio en un helicóptero, hasta el asesinato de un niño de seis años en un helicóptero.

Por Abián

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies