El virus no huele pero cuando invade el cuerpo éste reacciona y provoca unos olores peculiares que quedan impregnados en el sudor, la orina y hasta la saliva. Y nosotros hemos escogido el olor porque es inerte”, explica, quien asegura llevar unos cinco meses trabajando en España en el proyecto. “Falta que la administración, en este caso la Generalitat, autorice que un médico que trabaja con nosotros pueda ir a hospitales a retirar la muestra de enfermos de Covid. Nos falta eso, ese trámite burocrático, para empezar con los perros

Según el adiestrador,  “si un perro adiestrado patrullase por la calle y pasara cerca de algún contagiado el perro primero sentiría curiosidad por esa persona y acabaría sentándose delante de ella

Por Abián

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies