Se dice que en el Edén originario, debajo del Árbol del Bien y del Mal, floreció un arbusto de rosas. Allí, junto a la primera rosa, nació un pájaro, de bello plumaje y un canto incomparable, y cuyos principios le convirtieron en el único ser que no quiso probar las frutas del Árbol. Cuando Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso, cayó sobre el nido una chispa de la espada de fuego de un Querubín, y el pájaro ardió al instante.Pero, de las propias llamas, surgió una nueva ave, el Fénix, con un plumaje inigualable, alas de color escarlata y cuerpo dorado. Algunas fábulas lo sitúan posteriormente en Arabia, donde habitaba cerca de un pozo de aguas frescas y se bañaba todos los días entonando una melodía tan bella, que hacía que el Dios Sol detuviera su carro para escucharle.En la mitología griega,el Fenix es un ave de larga vida que se regenera de las cenizas de su predecesor.

Fenix muere en un espectáculo de llamas
El Ave Fenix muere en un espectáculo de llamas

Según algunas fuente, el Fenix muere en un espectáculo de llamas y combustión, aunque hay otras fuentes que afirman que el ave legendaria muere y simplemente se descompone antes de nacer de nuevo.El ser humano y el Ave Fenix tienen muchas similitudes.Esa emblemática criatura de fuego, capaz de elevarse majestuosamente desde las cenizas de su propia destrucción, simboliza también el poder de la resiliencia, esa capacidad inigualable donde renovarlos en seres mucho más fuertes valientes y luminosos.Asimismo, es interesante saber, que encontramos tempranas referencias a su mitología tanto en poesía árabe, como en la cultura grecorromana e incluso en gran parte del legado histórico de Oriente.

legado histórico de Oriente

En China, por ejemplo, el Fénix o el Feng Huang simboliza no solo la más alta virtud, el poder o la prosperidad, sino que además, también representa el yin y el yang, esa dualidad que conforma todo lo existente en el universo.No obstante y esto vale la pena recordarlo, es en el Antiguo Egipto donde aparecen los primeros testimonios culturales y religiosos alrededor de esta figura, y donde a su vez, se da forma a esa imagen que tenemos en la actualidad sobre la resiliencia, cada detalle, matiz y simbolo que perfila este mito, nos ofrece sin duda un buen ejercicio sobre el que reflexionar.EL AVE FÉNIX O EL PODER DE RENACER DE NUESTRAS CENIZAS.Viktor Frankl, neuropsiquiatra y fundador de la logoterapia, sobrevivió a la tortura de los campos de concentración.

En nuestra mano esta alzarnos de nuevo
En nuestra mano esta alzarnos de nuevo

Tal y como explicó en muchos de sus libros, una experiencia traumatica siempre en negativo, sin embargo, lo que suceda a partir de ella depende de cada persona. En nuestra mano esta alzarnos de nuevo, cobrar vida una vez más a partir de nuestras cenizas en un triunfo sin igual, o por el contrarío limitarnos a vegetar, a derrumbarnos. Esta capacidad admirable por renovarlos, por recobrar aliento, las ganas y la fortaleza a partir de nuestras miserias y cristales rotos, pasa primero por una fase realmente oscura que muchos habrán vivido sin duda en su propia piel: hablamos de la “muerte”. Cuando atravesamos un momento traumatismo, “todos morimos un poco”, todos dejamos ir una parte de nosotros mismos, que ya no volverá, que ya nunca será igualDe hecho, Carl Gustav Jung, establece nuestra similitud con el Ave Fénix, por también esta criatura fantástica muere, también el propicia las condiciones necesarias para fallecer, porque sabe que de sus propios restos emergerá una versión de si mismo mucho más poderosa.

Emergerá una versión de si mismo mucho más poderosa
Emergerá una versión de si mismo mucho más poderosa

Así, y de entre todos los mitos alrededor de esta figura, es la Egipcia, la que nos ofrece, como deciamos esos puntos clave en los que debemos deternos para entender mejor la relación del Fénix con la resiliencia.El Ave Fenix en Egipto. Según Ovidio, explicaba en sus textos que en Egipto, el ave Fénix moría y renacía una vez cada 500 años. Para los egipcios esta garza majestuosa era Bennu, un ave asociada a las crecidas del Nilo, al Sol y a la muerte, y que según explicaban, había nacido bajo el árbol del Bien y del Mal. Esta criatura fantástica entendía que era necesario renovarse cada cierto tiempo para adquirir mayor sabiduría y para ello, seguía un proceso muy meticuloso.” Cuando Ave Fénix ve llegar su final, vuela por todo Egipto y construye un nido especial con ramas de roble y lo rellena con canela, nardos y mirra, en lo alto de una palmera. Allí se sitúa y, entonando la más sublime de sus melodías, expira. A los 3 días, de sus propias cenizas, surge un nuevo Fénix y, cuando es lo suficientemente fuerte, lleva el nido a Heliópolis, en Egipto, y lo deposita en el Templo del Sol “.

Como el nuevo Fénix acumula todo el saber obtenido desde sus orígenes, un nuevo ciclo de inspiración comienza.Si hay un mito que ha nutrido prácticamente todas las doctrinas, culturas y raíces legendarias de nuestros países es sin duda ese que hace referencia al Ave Fénix. Se decía de él, que sus lágrimas eran curativas, que tenía una gran resistencia física, control sobre el fuego y una sabiduría infinita. Era, en esencia, uno de los arquetipos más poderosos para Jung, porque en su fuego se contenía tanto la creación como la destrucción, la vida y la muerte.La resiliencia y nuestro “nido” de transformación tal y como hemos podido ver, el mito egipcio del Ave Fénix es una historia muy bella. Sin embargo analicemos ahora algunos de sus detalles. Detengamonos, en como construye el Fénix su nido. Busca las materias más ricas de su tierra, esas que convinan a la vez delicadeza, fortaleza y que le ayudaran en su transformación, en su ascension. Si pensamos bien, este proceso es muy similar al que conforman la dimensión psicológica de la resiliencia. Porque también nosotros buscamos esos elementos mágicos con los cuales construir un nido bien resistente donde aunar fortaleza. El ser humano debe desplegar sus alas para sobrevolar su universo interior en busca de las ramas de su autoestima, la flor de su motivación, la resina de su dignidad, la tierra de sus ilusiones y el agua tibia de su amor propio.

Un ser que renace del fuego mucho más fuerte
Un ser que renace del fuego mucho más fuerte,

Todos esos componentes le ayudarán en su ascenso, pero no sin antes ser consciente de un aspecto: que había un final, que una parte de nosotros mismos se irá también, se convertirá en cenizas, en los restos de un pasado que nunca más volverá. No obstante esas cenizas, no se las llevara el viento, al contrario, formaran parte de nosotros mismo para dar forma a un ser que renace del fuego mucho más fuerte, más grande, más sabio….alguien que tal vez sirva de inspiración a los demás pero que, ante todo, nos permitirá seguir adelante con el rostro bien alto y las alas bien abiertas. “AVE FÉNIX… HAGAMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE…

Uno de ellos es convertirte en Ave Fénix
Uno de ellos es convertirte en Ave Fénix

La vida siempre nos pone en situaciones y cambios de los cuales algunos de nosotros jamás hubiésemos imaginado, cuando se tratan de situaciones muy difíciles puedes optar por varios caminos… Uno de ellos es convertirte en Ave Fénix y renacer día a día de entre tus cenizas. Cuando todo está oscuro y va mal, saca al guerrero o guerrera que hay dentro de ti. Resurge como el Ave Fénix y si hace falta ilumina tu camino con fuego”

Por Edelweiss

Edelweiss te cuenta las crónicas de sociedad y sus diferentes movimientos y comportamiento social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies