El santuario de San Miguel de Aralar es conocido también, como San Miguel in Excelsis, que podría traducirse como en lo mas alto.
Se encuentra en la cima de la Sierra de Aralar, en el término municipal de Huarte Arakil, a unos 30 km de Pamplona.
Es famoso por su magnífico frontal de esmaltes, pero esta joya de la orfebrería románica no es el unico tesoro que el Santuario alberga entre sus muros.

valle de Goñ
valle de Goñ

LA LEYENDA:

Cuentan las antiguas voces de Euskal Herria, que en tiempo anterior a los reyes de Navarra, hubo en el valle de Goñi, un caballero llamado Teodosio, que se alistó en la guerra a los árabes.
Teodosio estaba casado con doña Constanza de Butrón. La dejó con sus padres al partir a la lid. Constanza, por tener una actitud reverente hacia sus suegros, les dejó la alcoba principal, mientras ella ocupó una menor.
Pero sucedió que, al regresar triunfal Teodosio al castillo, se le presentó Etsai en la forma de un Basajaun, y le dijo que Constanza la engañaba en su propia alcoba con un criado.

Constanza la engañaba en su propia alcoba con un criado.
Constanza la engañaba en su propia alcoba con un criado


Teodosio, desenvainó su espada y convencido que eran su esposa y su amante, los apuñaló con ferocidad. Cuando sale acongojado aún, vé con real desesperación a su esposa que regresaba de misa, y entiende que había cometido parricidio.
Va a Pamplona a pedir la absolución de tan grave pecado, al Obispo que lo envía a Roma a que el Santo Padre resuelva el asunto. El papa lo absuelve, sabiendo que su intensión no era matar a sus padres, sino vengar el agravio, pero le impone el castigo de arrastrar gruesas cadenas, hasta que un milagro se las quite, como muestra del perdón divino.

Teodosio se retira a Aralar
Teodosio se retira a Aralar


Teodosio se retira a Aralar, y en una oportunidad, ve salir de un agujero en la tierra a Heresunge, en su forma más aterradora. Un momento antes que lo devorase, Teodosio cae de rodillas implorando la protección de San Miguel Arcángel. Exclama en un grito: “!San Miguel me valga!”.
En ese momento, se oye un gran estrépito y se aparece el Arcángel gritando “¡Quién como Dios! ¡Nor Jaungoikoa bezala!” y mostrando la cruz sobre su cabeza, venció a la serpiente maligna y la enterró en lo profundo del foso.
Cayeron las cadenas de Teodosio, asegurándose el perdón de Dios.
El Arcángel le dio una reliquia, y le ordenó que sobre el foso en que había enterrado a Heresunge, debía construir un templo de manera que el mal no pudiera salir por ese lugar, que sería suelo sagrado.

El templo se llamaría San Miguel in Excelsis
El templo se llamaría San Miguel in Excelsis

El templo se llamaría San Miguel in Excelsis
En el santuario se guarda la venerada efigie del Ángel que sostiene en alto la reliquia del Lignum Crucis y que según la tradición fue dejada por el Ángel tal como se comenta en la leyenda.
A la izquierda del altar, hay un pequeño ventanuco en el que la gente metía su cabeza rezando el Credo, y de esta forma nunca más tenía dolores de cabeza.
Pero también se dice que ocho albañiles que estaban construyendo el templo, mientras asentaban el piso, éste se hundió y fueron devorados por el hoyo. Nunca pudieron salir ni se supo mas de ellos. Entonces se completó de cerrar la sima, esta vez de argamasa.


Es por eso que el ventanuco es pequeño y se puede ver el fondo, en realidad se trata de la tapa de la cueva del mal.

La Diócesis de Pamplona
La Diócesis de Pamplona

UN POCO DE HISTORIA DEL SANTUARIO:

Más allá de la leyenda, el Santuario se testimonia, por primera vez en el año 1032, en un escrito en el que se indica los límites de la Diócesis de Pamplona, si bien se ha puesto en duda la veracidad de este documento. En el 1074 el rey Sancho Garces IV (1054-1076), consagra todos sus privilegios y propiedades. Desde entonces, los sucesivos reyes irán aumentando de forma progresiva sus propiedades concediendoles nuevos privilegios.
Regido por una comunidad de la orden de S. Agustín, en un principio el Santuario estuvo ligado a Santa Maria de Zamartze, pero debido a la dependencia de esta con la Catedral de Pamplona, finalmente S. Miguel in Excelsis también se vinculó a la Catedral, siendo su Abad canónigo de la Seo.

Miguel in Excelsis también se vinculó a la Catedral
Miguel in Excelsis también se vinculó a la Catedral

En 1206 el obispo Juan de Tarazona, que previamente había sido Abad del Santuario, instauró la dignidad eclesiástica de capiscol de la Catedral, dotándole con todas las rentas del Santuario y subrayando aun más la vinculación con el Santuario.
Esta relación con la Catedral de Pamplona y los beneficios que le otorgaron los diferentes reyes, convirtieron a S. Miguel de Aralar en un lugar de prosperidad y riqueza durante gran parte de la Edad Media..

Por Edelweiss

Edelweiss te cuenta las crónicas de sociedad y sus diferentes movimientos y comportamiento social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies