El “Curupira”, forma parte del folclore popular de Brasil. La primera mención del Curupira data de 1560, cuando el religioso José de Andrieta, fundador de la ciudad de Sao Paulo, escribio: “Es sabido por el boca a boca que hay ciertos demonios, que llaman “Curupira”, que les sucede muchas veces a los indios en el monte, dándoles azotes, maltratandoles, y matandoles.

Son testimonios recogidos de nuestros hermanos que algunas veces vieron a los muertos. A través de sonidos y gritos atrae a personas hacia el interior del bosque. También es capaz de imitar sonidos humanos.Una vez dentro, despista al enemigo de los bosques para que nunca sean capaces de volver a su rumbo. Además hace que las presas sean invisibles, para que los cazadores no puedan encontrarlas.

El Curupira  habita en los bosques
El Curupira habita en los bosques

El Curupira, habita en los bosques, para proteger los árboles y animales, y castigar a quienes los dañen, es descrito como un joven, bajo, pelirrojo y con los pies al revés, para que los cazadores no puedan seguir su rastro, se dice que le gusta comer fruta de los árboles, pero si se siente amenazado y observado comienza a correr a altas velocidades para no ser percibido por el ojo humano.Existe una leyenda que cuenta que el Curupira se lleva a los niños recién nacidos y los mantiene con él en la selva hasta que cumplen siete años de edad y es cuando les permite regresar con sus familias, para que compartan lo aprendido.

Regresan a la selva porque desarrollan un gran amor
Regresan a la selva porque desarrollan un gran amor

A pesar de ello, se dice que muchos de estos niños regresan a la selva porque desarrollan un gran amor por la naturaleza.Otro de los poderes que tiene este ser místico para escapar de sus captores es ejerciendo un hechizo sobre ellos, haciendo que caminen en círculos sin parar, lo que le da a él suficiente tiempo para retirarse. Cuentan que existe una manera de liberarse de su ataque la cual consiste en agarrar un cipó o tierra de muerto, y formar con ello una especie de pelotita, la cual tendrá que compactarse bien y ocultar bien la punta, para dificultar la posibilidad de ser desenrollada.

Quiero verte encontrar la punta
Quiero verte encontrar la punta

Después la persona arroja la pelota lo más lejos posible y grita: “Quiero verte encontrar la punta”, y asi reta a Curupira a encontrarla. Llevado por su curiosidad, Curupira acepta el reto de encontrar la pelotita para desenrollarla, olvidando por un momento al cazador quien aprovecha el momento para salir del bosque.Si quieres pasear tranquilo por los caminos del bosque, es mejor tenerle contento, para ello, dejarle algún regalo, sus favoritos son: alimentos, flechas y tabaco. La leyenda del Curupira es conocida y contada en diversos lugares de Brasil siendo así uno de los más destacados personajes del folclore brasileño.Se debe tener cuidado pues muchas veces puede llegar a confundirse con otra leyenda, la del Caipora ya que ambos tienen los mismos gustos y desempeñan roles similares.A los dos personajes (Curupira y Caipora) les gusta beber, fumar, son muy rápidos, y se dedican a cuidar los bosques.

Capoira ssignifica habitante del bosque
Capoira ssignifica habitante del bosque

Otra de las coincidencias es que ambos nombres (Curupira y Caipora) son de origen Tupí Guaraní, teniendo que por su parte Caipora se pronuncia en portugués como caapora, y significa “habitante del bosque”, mientras que en el caso de Curupira, cuya pronunciación es kuru’pir, significa “cuerpo de niño”.La leyenda del Curupira varía de acuerdo a la región donde sea adoptada, por lo que existen lugares donde lo representan con la imagen de un duende de características orejas grandes y puntiagudas y en otras regiones, no tiene cabello y aparece portando un hacha.

En el Huerto Forestal ubicado en São Paulo
En el Huerto Forestal ubicado en São Paulo

En el Huerto Forestal ubicado en São Paulo, se le construyó un monumento al Curupira, y este fue inaugurado el 21 de septiembre que es la fecha donde los brasileños conmemoran el Día del Árbol.El personaje de Curupira también cuenta con su propio día, el 17 de julio donde es homenajeado como el protector de bosques.Hoy en día, se sigue creyendo en la existencia del Curupira como protector de la naturaleza, tal es asi, que el Estado de Sao Paulo le nombro por ley en 1970, como símbolo del Estado, guardián de los bosques y de los animales que viven en el…

Gracias a

Las Letras de Berlín

¡Donde las historias se convierten en letras, las letras en sueños y los sueños en realidad!

Por Edelweiss

Edelweiss te cuenta las crónicas de sociedad y sus diferentes movimientos y comportamiento social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies