EEUU | Nueva polémica sobre la actuación policial en Estados Unidos. Ayer, Jacob Blake, un afroamericano de Kenosha, Wisconsin, fue tiroteado a bocajarro por la policía tras negarse a ser detenido. Se encuentra en estado muy grave tras recibir al menos 7 disparos.

Horas después, grupos de manifestantes que se reunieron durante la noche en Kenosha prendieron fuego a varios coches, por lo que las autoridades de la ciudad decretaron un toque de queda.

Nuevo caso de presunta racismo policial

Por Abián

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies