El último viaje, llega sin avisarnos, sin prepararnos, sin decidirlo, de improviso.
Y a veces, no nos permite ni despedirnos, y nos vamos sin un adiós sin un abrazo, sin un te amo, sin un perdóname, sin un gracias a las personas que nos han hecho felices.
Mientras vivimos, realizamos tantos viajes y hacemos tantos planes, pero nunca pensamos en ése último viaje, que haremos todos, y sin necesidad equipaje…
Que llega cuando menos lo esperamos y como un ladrón nos transporta a otro plano.
Es como un rapto que deja una estela de dolor y llanto, es inexplicable y lleno de asombro, cuesta creerlo porque parece una mentira, y es una lucha para los nuestros poder aceptarlo.
Porque duele tanto, que hasta respirar se hace difícil.

Los momentos mágicos vivido


Nunca pensamos que en cualquier instante podemos perder la vida y la desperdiciamos corriendo tras muchas cosas vanales, acumulando bienes y apegándonos a todo, cuando sabemos que nada nos llevaremos.
A veces, salimos de casa dando un portazo sin pensar que quizás, ese sea nuestro último adiós y será el último recuerdo que dejaremos. Pero así, es como vivimos…
“Inconscientes”.
Ver morir a tanta gente a mi alrededor, me ha hecho reflexionar sobre este tema y al observar mi vida, puedo ver que mi vida es sólo un eco lejano, que se ha ido gastando y sólo es un cuarto lo que me queda, pero cómo puedo saberlo?
Si el tren de regreso, sólo te recoge sin avisarte.
No le importa si estás dormido, si estás despierto, si estás desnudo o estás vestido, si estás o no estás listo, sólo llega…
Y con él, te lleva.
Y me doy cuenta.

El tiempo perdido


Cuanto tiempo he perdido, posponiendo cosas que quiero hacer, esperando el un mejor momento.
Pero cuál es el mejor momento? Me pregunto.-
Y descubro que éste, es el mejor momento, el único que existe y el único en que puedo ser y actuar.
Y decido, que a partir de hoy, quiero vivir mi presente y dejar de posponer las cosas, porque este momento es el único seguro y lo viviré día a día, como si fuera el último.
Para comenzar, hoy quiero agradecer por tantas cosas y quiero darles las gracias ya, a todas las personas que forman parte de mi vida y mi historia; han sido como especies alimenticias que le han dado sabor a mi vida, sin la presencia de vosotros, sería insípida, triste y vacía y quiero que se den cuenta de la importancia y el valor que tienen en mi vida.

Y descubro que éste, es el mejor momento, el único que existe y el único en que puedo ser y actuar.


En este último viaje, me llevaré el cariño, los momentos mágicos vividos y el amor de todos vosotros…

Por Edelweiss

Edelweiss te cuenta las crónicas de sociedad y sus diferentes movimientos y comportamiento social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies